El jardin de las delicias

El jardin de las delicias
El Bosco

lunes, 9 de abril de 2012

El murciélago

Taciturnos los susurros que acompañan el alegre despertar del murciélago en la noche de primavera. Se pierde con cautela y elegancia entre las ramas de un mundo que ahora duerme.

En su vuelo evade el mito de su inmortal figura. combate a mordizcos la ingratitud de los hombres. Se acurruca en los rincones de los techos pueblerinos, sin temor a la muerte.

Murciélago que no envidia a las aves blancas, ni al ocaso de otoño.